lunes, 5 de marzo de 2012

Dosseis.

Bien, y ahora, ¿por dónde empiezo? Veamos, hablemos de tu sonrisa. Sí, esa preciosa sonrisa perfecta y blanca que sonríe pícara cada vez que se ríe de mí. Pasemos ahora a tus ojos: me encanta la forma en que frunces el entrecejo, fingiendo enfados o cada vez que me miras a los ojos y se detiene el mundo. También me gustaría hablar de tus manos, siempre calientes y esperando a coger las mías, o para tomarme en brazos y hacerme rabiar. Tu olor... Me pierde, es algo hipnotizante, soy incapaz de competir contra eso, es superior a mí. Pero sobre todo, lo que me gusta de ti, es todo, no hay ninguna parte de tu cuerpo ni de tu personalidad que me moleste, porque creeme, no debes amar a una persona perfecta, si no a la persona que tú creas perfecta con sus defectos y virtudes.

1 comentario:

  1. Me encanta tu blog ^^ te sigo, pasate por el mio a ver que te parece y deja un comentario,un beso :)
    http://dimevenylodejotodoperodimeven.blogspot.com/

    ResponderEliminar