viernes, 27 de mayo de 2011

Sus miradas...

Una mirada, simplemente otra mirada más para volver a caer. Fueron días, semanas, meses para que salieras por fin de mi mente, pero con una mirada, con solo una mirada, volví a caer. Volví a caer rendida a tus pies, admirando tu acogedora sonrisa y tu graciosa forma de ser. Tienes algo, no sé lo que es, pero es algo muy, muy fuerte y adorable, adorable como tú solo sabes ser. Tus abrazos, tus sonrisas, tus besos... Hacen palpitar mi corazón como nunca antes lo hacía, hacen que no pueda dejar de reír a carcajadas y tener todos los días una sonrisa dibujada en mi cara... Quién iba a decir, que en tan poco tiempo, iba a pasar tanto y a quererte como a mi vida... Cosas de la vida, digo yo.

jueves, 12 de mayo de 2011

L

-Creces, experimentas, aprendes, crees saber cómo funcionan las cosas, estás convencido de haber en­contrado la clave que te permitirá entender y enfrentarte a todo. Pero después, cuando menos te lo esperas, cuando el equilibrio parece per­fecto, cuando crees haber dado todas las respuestas o, al menos, la mayor parte de ellas, surge una nueva adivinanza. Y no sabes qué res­ponder. Te pilla por sorpresa. Lo único que consigues entender es que el amor no te pertenece, que es ese mágico momento en que dos personas deciden a la vez vivir, saborear a fondo las cosas, soñando, can­tando en el alma, sintiéndose ligeras y únicas. Sin posibilidad de razo­nar demasiado. Hasta que ambas lo deseen. Hasta que una de las dos se marche. Y no habrá manera, hechos o palabras que puedan hacer entrar en razón al otro. Porque el amor no responde a razones...

miércoles, 11 de mayo de 2011

El amor... Tan rápido y doloroso.

¿Alguna vez has estado enamorado? Pero no enamorado de haber estado meses y meses hablando con una persona hasta conocerla de verdad... Amar sus virtudes, odiar sus defectos, conocer algún lunar extraño de su piel, pasar noches sin dormir pensando en esa persona... No, te hablo de un amor rápido, veloz, raudo, de esos que no los ves venir, de esos que te golpean de sopetón y te das cuenta de que te has quedado pillado, de esos que solo se quedan en miradas pero que desearías que fuera a más... ¿Alguna vez te ha pasado?

martes, 10 de mayo de 2011

Tú.

Son las siete y cuarto de la mañana. Apenas puedo abrir los ojos y siento que mi mayor refugio es taparme bajo el grueso edredón y decir la simple frase... "Sólo cinco minutos más, por favor". Pero entonces, me acuerdo de tu sonrisa, lo que alegra mi vida, y es como si me desvelara, porque me da fuerzas para levantarme y seguir el día sin necesidad de cosas esenciales, como comida, agua... Porque mi única cosa esencial, eres tú.

lunes, 9 de mayo de 2011

Perdona, pero quiero casarme contigo.

-He engañado para evitar que me engañasen. Me sucedió cuando era joven. Estaba muy enamorado de una chica que era una zorra y que salía con otros. Cuando lo descubrí me juré a mí mismo que no me volvería a suceder, que yo me anticiparía a ellos, que engañaría antes de que los demás me engañasen a mí.
-Mal, porque eso significa que has perdido dos veces. La primera cuando has engañado y la segunda cuando dejaste de creer en el amor. Yo, en cambio, quiero creer.
-Y si tuviese a otro, ¿cómo te sentirías?
Alex reflexiona unos segundos. Sus amigos se miran preocupados. A continuación les habla de nuevo sin perder la calma.
-Podía estar con otro y no ser lo suficientemente valiente como para decírmelo..., pero ¿por qué no iba a creerlo? ¿Qué habría de malo en ello? La belleza del amor consiste precisamente en que uno se enamora sin una razón determinada, involuntariamente y en el momento más inesperado.

martes, 3 de mayo de 2011

Sois mi vida, nada más que decir.

Risas. Tonterías. Caídas estúpidas. Más risas... Pienso que la amistad se podría definir así, como unos momentos para relajarse y olvidarse de las preocupaciones, porque ellos, mis amigos, son por los que realmente sonrío cada día. Me encanta que seais así de amorfos, de tontos, de chistosos, tan cariñosos y a la vez ariscos... Os quiero.

lunes, 2 de mayo de 2011

Good bye.

Y fin. Lo siento, pero se acabó, no permitiré ni una mentira más ni una falsa sonrisa. Cómo decirlo de forma chistosa... Good bye, baby ;)
En fin, que como verás la vida, da muchas vueltas muchisimo por ti pero... ya ves, al final la que ha salido airosa he sido yo y el que ha salido de esta situación en ridículo y como un completo inútil, eres tú. ¿Cómo te gustaba llamarme? Ah, sí, cariño... Cariño el que le tienes a la guarra esa, que te crees que me haces daño, pero al contrario, me haces aún más fuerte.
Olvídame, porque yo a ti ya te he olvidado.
Que te valla bien en tu jueguecito, si prefieres llamarlo así.